Rechazar un acuerdo no es un fracaso.

collectif Publicado por Collectif, le 17 October 2021

¿Tiene problemas para rechazar un proyecto, a pesar de las dudas sobre su viabilidad y de un comienzo poco prometedor? Muchos procesos de compra exigen a los vendedores un gran gasto de energía, pero también son arduos para los compradores, lo que se traduce en múltiples reuniones, tiempos de respuesta más largos y menor calidad, lo que puede hacer que los principales proveedores potenciales retrocedan para evitar perder el tiempo.  

Decir no a un proyecto significa que quieres ir en otra dirección. Evidentemente, es más fácil dejarse llevar por la corriente, cuanto más grande es el premio en juego, más tentados estamos de bajar la cabeza y seguir adelante.  Si necesitas ánimos, recuerda siempre que en la puja siempre hay dos ganadores: El ganador final y el que sale primero de la carrera.  

Decir que “no” hace que los representantes de ventas sean más eficientes, porque pueden centrarse en las oportunidades reales y también hace que los clientes se replanteen sus prácticas. Cuando se trata de ofertas solo de precio, a veces el mejor lema para vivir es “Simplemente decir no”.   

Decir que “no” significa que usted conoce sus puntos débiles, lo que siempre es una buena señal para usted y para su cliente. Tiene la oportunidad de hacer un balance de la situación y establecer por fin un posicionamiento claro. ¿Cuál es el problema? ¿Los recursos? ¿El tiempo? ¿La calidad?  ¿Competencia abrumadora?  

Y si alguna vez necesita inspiración, mira a Kevin Spacey en la serie de televisión House of Cards, donde interpreta a un vicepresidente que se niega a seguir las órdenes del presidente. Decir “no” le da confianza, carisma y, sobre todo, clase. 


  • Logo linkedin